Aljucereños: Eli Marín, “Bailar me hace feliz”.

5 de junio de 2019.

Casino Cultural Agropecuario de Aljucer

Una edición más de Aljucereños en el casino Cultural Agropecuario de Aljucer, reunió a un centenar de vecinos para conocer un poco más y reconocer la figura de Eli Marín, una mujer de Aljucer, bailaora, ama de casa y sobre todo entregada a su familia, a su peña y a su pueblo.

Tras saludar a los asistentes se recordó en qué consiste el evento “Aljucereños” y qué objetivos se pretenden conseguir con su realización.

Aljucereños es un evento que se inició hace ocho años organizado por las asociaciones ACLF Aljucer y PatrimoniAljucer.

Las asociaciones se unieron para sumar sus objetivos y desde entonces se ha realizado doce eventos de este tipo.

Cuáles son los objetivos principales:

Cultivar y poner en valor el patrimonio humano de nuestro pueblo”

tender puentes entre los vecinos, creando espacios de encuentro y fraternidad”,

Qué pretendemos:

“Conocer y reconocer a aljucereños nacidos o no aquí, unidos por su amor y entrega a Aljucer en los más diversos ámbitos de la vida y que tienen y quieren contarnos algo de sus vidas”.

Creo que casi siempre lo hemos conseguido pero seguro de que esta tarde no hemos fallado, porque la aljucereña que hemos presentado, ha dado muestra de su amor y entrega a su pueblo desde muy pequeña.

Antes de conocerla, dimos un repaso rápido por los “Aljucereños” que se han realizado hasta ahora. En ocasiones anteriores se ha presentado a personas de diversos ámbitos; desde la política a la cultura, desde la economía al trabajo y desde las aficiones a la medicina.

Después de ver el video resumen de las anteriores ediciones Ginés Marín presentó a nuestra invitada. Dio unas pinceladas de su curriculum y enseguida le dimos la palabra en una presentación coloquio en la que Eli iba contestando a nuestras preguntas y de paso dando un breve repaso a su vida.

Recordó algunos acontecimientos de su infancia en Guinea Ecuatorial, su primera infancia, sus clases de baile con la tía Carmen la Pereta, su vida escolar, sus estudios en el Conservatorio Superior de Danza de Murcia y su dedicación permanente al baile.

Queremos destacar que este amor al baile se ha manifestado, durante casi toda su vida, en función de los demás: con las coreografías en la parroquia en los espectáculos montados por el Movimiento de los Focolares, con el grupo de baile que desembocó en la Peña el Trillo, con sus clases en el Centro de la Mujer y últimamente en la cuadrilla de Torreagüera donde está aportando lo mejor de sí misma en un momento de madurez de su vida donde las fuerzas que le acompañan no son siempre las que quisiera.

A la pregunta sobre sus referentes en la vida respondió que en primer lugar han sido sus padres, Carmen y Ginés, después la tía Carmen la Pereta con quien inició una andadura en el baile regional, Paco Sánchez Abellán como referente en su adolescencia y en su dedicación a los demás y en un modo particular tuvo palabras de agradecimiento para sus dos hermanos Menchi y Ginés, sus tres hijos, Francisco Manuel, Jesús y Pedro y por último y más importante su marido y compañero de toda su vida Paco Rodríguez, un apoyo constante durante toda su vida.

Al finalizar el acto recibió el galardón que tradicionalmente entregamos en este evento: el Puente de dos ojos, que es la imagen de dos acequias de Aljucer juntas en un lugar del pueblo, realizado por personas con Síndrome de Down, que simboliza los puentes que queremos construir entre aljucereños y no aljucereños que nos acompañan en estos actos.

Como sorpresa final, Asun presidenta del Centro de la Mujer, le dedicó unas palabras de agradecimiento por su labor en el Centro y le obsequió un hermoso ramo de flores. Su hermana Menchi en nombre de la Peña el Trillo le hizo un bonito regalo en forma de un maravilloso chal. Y por último la cuadrilla de Torreagüera apareció en el escenario para dedicarle varios cantos y bailes típicos de nuestro folklore murciano. Al final sus hermanos y sus hijos cantaron y bailaron con la música de esta estupenda cuadrilla.

Por último durante algo más de una hora estuvimos departiendo, charlando y disfrutando de este momento en el casino con un vaso de vino o cerveza, gentileza de la comisión de fiestas y de la asociación ACLF Aljucer.

Destacamos algunos fragmentos de sus intervenciones

Hola, soy Eli Marín y tengo que decir que “bailar me hace feliz”. Nací en Guinea Ecuatorial (África) de padres emigrantes aljucereños. Me bautizaron allí y regresamos a España cuando yo tenía tres añicos. Tanto en África como aquí en Aljucer, siempre he tenido muchos amigos y la vida con mi familia siempre ha sido muy cordial”.

Desde pequeña siempre he estado bailando. Con mi familia, con mis amigos, en el colegio…, fui unos años al colegio de Aljucer que había detrás de la iglesia, luego fui a un colegio en la calle Mayor y después fui a las Escuelas Nuevas que hicieron al final de la calle Mayor. Después fui a un colegio en Murcia, donde estuve interna durante unos años. Continué en el mismo colegio sin ser interna y al mismo tiempo comencé mis estudios de Danza Española, en el Conservatorio Superior de Música y Danza de Murcia. Los terminé con buenas notas”.

De Aljucer tengo que decir que siempre he estado muy bien, rodeada de buena gente. Cuando tenía alrededor de cinco años comencé a bailar “jotas y malagueñas” en la casa de la tía Carmen la Pereta. También sufrí las consecuencias de una riada que fue de las peores que ha habido en Aljucer. En mi casa entró mucha agua y barro. Todo se echó a perder. He participado en todos los eventos que se han realizado en el pueblo. Fui “dama de honor” en las fiestas de Aljucer de 1975”.

Pertenecí durante varios años a la asociación del Movimiento de los Focolares en la que Paco (Francisco Sánchez Abellán), como él quería que lo llamáramos, fue muy importante para mí. En esos años de la adolescencia me hizo ver la vida de una manera positiva, haciendo cosas para los demás y que al mismo tiempo eran en beneficio mío. Participé bailando en actos que se preparaban en esa asociación”.

Cuando terminé la carrera de Danza, empecé a dar clases de baile en Aljucer. Luego se formaría un grupo de baile y una peña huertana en la que todavía participo al día de hoy. He viajado por toda Europa y España con la peña, siempre preparando festivales y coreografías”.

Otro sitio donde he dado clases de baile y aerobic ha sido en el Centro de la Mujer de Aljucer. He participado en todo lo que se me ha requerido en Aljucer: actos para recaudar fondos, carnavales, procesiones y fiestas”.

Ahora sigo bailando en el grupo La Ceña de Aljucer y en la cuadrilla de Torreagüera. Bueno, bailo lo que mi enfermedad me permite, pero no se está portando muy mal conmigo”.

2019-06-05 aljucereños eli marin
« 1 de 3 »

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
n/a