José Antonio Galián Vivancos, “Pasión por la familia, el trabajo y la Colombicultura”

El jueves 1 de diciembre celebramos en el Casino Cultural Agropecuario de Aljucer, una nueva edición de Aljucereños. En esta ocasión tuvimos la oportunidad de conocer y hacerle un reconocimiento a José Antonio Galián Vivancos.

En una sala concurrida de familiares, amigos y vecinos de Aljucer, José Antonio Galián tuvo la oportunidad de hablar de sus tres grandes pasiones: familia, trabajo y Colombicultura.

En la primera parte del acto, se recordaron los objetivos de estos eventos, después de agradecer al casino cultural, a su presidente José Martínez Pujante y a su Junta Directiva, por su completa disposición a colaborar con nuestras asociaciones y a la alcaldesa del pueblo, Ainhoa Sánchez Tabares por su presencia y apoyo a este acto.

“Cultivar y poner en valor el patrimonio humano de nuestro pueblo” y “tender puentes entre los vecinos,  creando espacios de encuentro y fraternidad”, son los principales objetivos que las asociaciones PatrimoniAljucer y ACLF Aljucer se marcaron hace ya ocho años cuando iniciaron esta andadura.

Para recordar estos eventos previos se expuso un PowerPoint, comenzando con el reconocimiento que se les hizo a nuestros alcaldes pedáneos del período democrático hasta el 2008, fecha de de realización del evento. Después se recordó a todos los “Aljucereños” que han sido reconocidos hasta ahora.

Ginés Marín hizo una glosa inicial, sencilla pero completa, de la figura de José Antonio Galián. A continuación tomó la palabra y comenzó un relato de los tres grandes motores y pasiones de su vida.

 Comenzó recordando su infancia y a toda su familia (Galián y Vivancos) a sus padres, hermanos, tíos y primos.  Recordó a amigos de la infancia y evocó recuerdos de su juventud en el entorno de la carretera del Palmar, la Vereda, el Carril de las Palmeras, la Torre Salinas, la plaza de la Cruz.., según iba comentando anécdotas que le venían a la mente. Este relato, ilustrado con fotografías de la época, nos ayudó a conocer un poco más el Aljucer de los años cincuenta y sesenta.

En segundo lugar pasó a hablar de su padre como emprendedor de la época y fundador de COPELE, empresa que actualmente lleva adelante, pero también de las empresas que el mismo ha ayudado a poner en marcha. Sus empresas dan trabajo actualmente a ciento cincuenta empleados. Además, están en período de expansión, exportando a muchos países,  gracias a la incorporación de nuevos valores como su hijo Andrés.

Por último habló de su gran pasión, la Colombicultura, que como era de esperar atrajo a gran parte del público asistente. Habló de su esfuerzo en mantener palomos de competición al primer nivel, de la creación del “pueblo de los palomos”, para que los palomistas y aficionados tengan un lugar propio donde practicar su deporte. Habló de las bondades y cualidades de este deporte que reúne amigos y crea lazos en torno a la naturaleza y la crianza de los palomos.

Después fue invitado a sentarse y a responder las preguntas de los asistentes. En este contexto, tranquilo y relajado, José Antonio contestó a las numerosas preguntas que desde el público y desde la organización se le hicieron. Así pudo hablar más extensamente de su padre, Andrés Galián, a quien pensaba que debíamos haberle hecho el homenaje, como emprendedor y mecenas de muchas actividades en Aljucer. Y como no, habló de su esposa y de sus dos hijos, Andrés y Rosana, de quien decía sentirse muy orgulloso.  Pudo hablar de los matices y diferencias entre razas y palomos de pica o de competición. Del origen de la Colombicultura, del pueblo de los palomos, de sus palomos Tiburón y Trompetero que tantas satisfacciones le han dado, de sus jornadas de convivencia con palomistas y con jóvenes palomistas de toda España a los que ofrece sus instalaciones para infundirles su pasión, de los premios nacionales y regionales recibidos y sobretodo de la comprensión y apoyo de su esposa y de sus hijos con esta afición que le lleva muchísimas horas y muchos viajes por toda España.

Después recibió nuestro galardón, que no es más que un puente de dos ojos, realizado por los alumnos del colegio ASIDO, y  que simboliza esta idea de crear puentes entre aljucereños.

Por último el casino nos agasajó a todos con un “vino español”, lo que provocó una hora más de charla y convivencia.

2016 12 01 Galian
« 1 de 2 »
Puede dejar un comentario, o trackback desde tu propio sitio.

Dejar un comentario

You must be logged in to post a comment.