Entrevista a Iván de Vargas con motivo de su visita a Aljucer, y Archena

Iván de Vargas, periodista, cristiano comprometido con la Iglesia perseguida de Oriente Medio y África, desarrolla una labor, no exenta de riesgos, en los territorios donde los cristianos son perseguidos y a menudo torturados y asesinados. Ha entregado su vida a dar testimonio de su experiencia y a ayudar tanto en el terreno, con continuos viajes, como en algunos casos, dando cobijo en Occidente a estas personas que quedan sin sus hogares destruidos por la guerra. 

 

 

Iván, formas parte de Nazarenos Perseguidos. Puedes hablarnos brevemente de sus objetivos y origen.

 

– Los miembros de este grupo somos personas muy distintas entre sí, pero estamos unidos por la pasión de ser testigos de los mártires de nuestros días. Nuestra principal tarea consiste en apoyar a la Iglesia perseguida en Oriente Medio y África. Todos nosotros hemos sido tocados por el testimonio de aquellos que siguen a Cristo Sufriente, y que nos dan así ejemplo de fe, perdón y caridad hasta el derramamiento de sangre.

Para identificarnos elegimos el nombre de “Nazarenos” que es la palabra que utiliza el Corán para referirse a los cristianos y que es usada como insulto por los terroristas del autodenominado Estado Islámico.

 

Por qué  te parece importante la difusión de la vida de los cristianos en Oriente Medio. 

 

– Las vivencias de nuestros hermanos perseguidos nos interpelan, nos cuestionan a nosotros mismos como cristianos… Ellos hacen que nos preguntemos de qué manera estamos viviendo nuestra fe. 

 

Ciertamente, los cristianos en Oriente Medio nos señalan el cieloNos invitan a despertar y a dar testimonio de Cristo con coraje. 

 

Estamos en la Semana de Oración por la Unidad de los cristianos. El día del inicio has participado en una Misa en Aljucer y has hablado del Ecumenismo de la Sangre y el Milagro del perdón. 

 

Que significa Ecumenismo de la sangre

 

– Los cristianos que sufren persecución viven eso que el Papa Francisco ha definido como “el ecumenismo de sangre”. Antes de matar a nuestros hermanos, los extremistas no les preguntan si son ortodoxos, protestantes, católicos… Son asesinados por el mero hecho de ser cristianos. “Hoy más que nunca estamos unidos por el ecumenismo de la sangre, lo que nos alienta en el camino hacia la paz y la reconciliación”, dice el Santo Padre. Sin duda, la sangre de los mártires de una y otra tradición nos une fuertemente a todos. 

 

Que es el Milagro del Perdón 

 

– Es una expresión que hemos acuñado los Nazarenos Perseguidos. En la guerra y la persecución, los misioneros y los que han estado en estos lugares han sido testigos de cosas milagrosas. Pero los milagros más impresionantes son los que se producen en los corazones de los cristianos. Milagros como perdonar a quienes les han perseguido. Cuando uno escucha cómo perdonan, se queda totalmente helado. Estamos ante el testimonio de gente que está siendo bendecida por Dios de un modo impresionante. 

 

Que mensaje has querido transmitir a los aljucereños

 

– He tratado de sembrar la verdadera alegría y esperanza cristiana en el ánimo de los fieles de Aljucer. 

 

Mi deseo es ser un instrumento para que muchos descubran el amor de Dios. Pido oraciones para que pueda ser fiel a esta misión.

 

El viernes  por la mañana has podido transmitir el mensaje a tres clases de bachillerato en el IES de Archena. ¿Cómo han acogido los jóvenes el mensaje de la Iglesia perseguida?

 

– Los alumnos han escuchado con mucha atención la exposición. El silencio se podía cortar… Y es que no conozco a nadie que le deje indiferente el ejemplo de los cristianos perseguidos.

 

Has podido participar también en una reunión en la parroquia de Archena. Que impresión te llegas de la comunidad de Archena.

 

– Creo que la comunidad de Archena, gracias a Dios, es una comunidad viva. 

 

Tu mensaje final

 

– Personalmente, admiro la esperanza y la alegría con la que estos cristianos sobrellevan el día a día. En sus labios siempre hay un profundo agradecimiento a Dios por todo. Se sienten amados por el Señor y viven como fieles discípulos suyos. Ojalá su ejemplo sirva para que realmente nos convirtamos.

 

Por favor, sigamos comprometiendo nuestras oraciones por estos pueblos mártires que han llenado de bendiciones a la Iglesia.