Javi Sánchez en Proyecto Erasmus: Ciudadanía activa y participativa

Javi Sánchez, integrante de la asociación nos relata su experiencia en Turquía, participando en un proyecto promovido por la Union Europea.

Entre los días 20 y 28 de noviembre nos reunimos en Erzurum, Turquía, 30 jóvenes de Italia, Bulgaria, Rumanía, República Checa, Hungría, Letonia, España, Turquía y un refugiado de Afganistán. Somos de diferentes culturas, religiones y sociedades que enriquecen en debate. De hecho, Turquía es una nación que tiene un poco de occidente y de oriente. Se nota en la calle por la diversidad cultural.

Erzurum es una ciudad situada al este de Turquía, a 470 kilómetros al norte de la frontera de Siria, a 290 kilómetros al oeste de Armenia y 250 kilómetros de Georgia. Situada a una altitud de 1.900 metros del nivel del mar, las temperaturas en estos días han oscilado entre los 0 y los -10 grados. Tiene una población de 400.000 habitantes y la ciudad más grande al este de Turquía.

Actualmente la situación política no es estable en el país ya que sigue estando en Estado de Emergencia. Las noticias dicen que el día 24 hubo un atentado terrorista no muy lejos de donde estábamos, Erdogan suprimió alrededor de 500 ONG y asociaciones del país, está habiendo una limpieza en la policía turca, el Parlamento Europeo votó suspender el diálogo con Turquía y Erdogan respondió con abrir las puertas a todos los refugiados.

En Turquía hay actualmente alrededor de unos 3 millones de refugiados de todo Medio Oriente. Cerca de donde estamos hay un campo de refugiados, Gaziantep, que acoge alrededor de 350.000 refugiados. Los refugiados están siendo utilizados políticamente en Turquía.

¿Qué es ser un ciudadano activo? Alguien que tiene un rol activo en su comunidad y toma decisiones que afectan en su entorno, cambiando y mejorando la calidad de vida de tu comunidad. Noman Nori, refugiado afgano, dice que “es importante estar en una comunidad y sentir el calor de esa comunidad”.

Ser ciudadano activo puede significar muchas cosas. Cualquier ciudadano involucrado en un equipo de deporte, actividades juveniles, talleres de formación, tiendas del pueblo, partidos políticos, comunidad vecinal, etc. No por tener un pasaporte o una nacionalidad implica necesariamente que una persona es un ciudadano activo. A veces, esto supone desafiar aspectos de la comunidad: sistema jurídico, comportamientos estructurales, problemas sociales… pero siempre dentro de la legalidad y las normas democráticas. Ayudando a construir una comunidad más trabajadora, tolerante y fraterna.

Involucrar a los jóvenes es importante. Esto se hace a través de las asociaciones, instituciones educativas, políticas públicas juveniles o voluntariado. Que los jóvenes se interesen y se sientan involucrados por la comunidad es importante para el futuro y la convivencia de todos.

Durante estos días se han presentado las distintas realidades sobre las políticas públicas nacionales y de participación juvenil de cada país. Se interesante constatar que existen problemas comunes entre la juventud: desempleo, poca participación, poco interés por la política y los partidos políticos, no se sienten escuchados, poco valorados y representados, quieren más participación en proyectos de la UE, integración con las nuevas tecnologías, etc.

El director local de la juventud ha venido a enseñarnos la ciudad y contarnos cómo en Turquía intentan trabajar para los jóvenes, aunque es difícil debido a la situación. La policía que nos ha estado vigilando y acompañando en estos días nos ha tratado genial e incluso han participado en muchos de los talleres y actividades que se han organizado.

En general, la recepción por parte de los turcos ha sido muy acogedora. Desde el primer momento su pusieron a nuestra disposición. Compartimos ratos muy bonitos de diálogo, nos mostraron su gastronomía tan rica y han sido bastante amables a pesar de no hablar inglés.

Javi Sánchez

2018 11 javi en turquia

Dejar un comentario